Como todas las semanas, Charlotte Caniggia pasó por la pista del Bailando para el ritmo "videoclip", pero antes de poder deslumbrar con su coreografía, la joven de 26 años fue interrogada sobre la situación de sus padres, después de que el domingo, su mamá Mariana Nannis denunciara en el programa de Susana Giménez diversos hechos de violencia de parte de su marido, el exfutbolista Claudio Paul Caniggia.

Primero, Marcelo Tinelli le preguntó si creía posible que Nannis fuera de invitada a Showmatch, y Caniggia sorprendió con una respuesta muy sincera: "Y si le pagamos unos pesos, sí, Marce. Con plata se soluciona todo. Si no, no va a venir. O un viajecito", dijo y provocó la carcajada de todos en el piso.

"Mariana dijo que no tenía ni para darle de comer a los perros", la cruzó Ángel de Brito desde el jurado, y ella lo desmintió: "No, no, eso no es verdad. Están obesos los perros", contó.

Luego, a la hora de la devolución del baile, De Brito volvió al ataque y le preguntó a Charlotte cómo estaba con las repercusiones mediáticas de la pelea de sus padres.

"Yo estoy bien. Hablo con los dos y es una cosa triste, menos acá en la tele. No hablo de mi familia. Ella está bien", dijo sobre su mamá. "Me encantaría que volvieran a estar juntos, pero hoy no lo veo posible", respondió ante la insistencia de De Brito.

"No quiero opinar. Todos los hijos quieren que sus padres estén juntos, pero no veo que puedan volver". Sobre la novia de su papá, dijo que no sabía quién era y que no le interesaba conocerla.

Finalmente, Ángel le preguntó si era verdad que Claudio Paul había bloqueado las cuentas bancarias y tarjetas de crédito de la familia. "Se dicen un montón de cosas que algunas son verdades pero otras son mentira", dijo Charlotte, muy seria.