El brasileño pasó a saludar a sus amigos y las cámaras registraron que la química con el 10 argentino sigue intacta.


Ronaldinho es uno de los tipos más queridos del fútbol mundial y en Barcelona es palabra mayor. Allá creen que su contratación fue el puntapie inicial para ser el club más ganador de este siglo.

Este miércoles, el brasileño pasó por el entrenamiento del Barcelona a saludar a algunos de sus ex compañeros, como Lionel Messi, Sergio Busquets, Gerard Piqué y Andrés Iniesta. También tiene una relación especial con Neymar Jr.

Pero no deja de llamar la atención el cariño mutuo que se tienen Ronaldinho y Messi y con solo ver el abrazo que se dieron ni bien se encontraron.

No es para menos, el brasileño fue el “padrino” futbolístico del rosarino ni bien comenzó a jugar con el primer equipo del Barcelona.






Comentarios