El gobierno del gigante asiático decidió frenar las compras del poroto a los agricultores estadounidenses en medio de la guerra fría comercial.


El gobierno de la República Popular China decidió frenar la compra de soja de los Estados Unidos, una decisión que hizo recrudecer la guerra fría comercial que enfrentan ambos potencias mundiales.

La situación podría llevar al gobierno chino a elevar la demanda de porotos de soja proveniente de la Argentina, que este año registra una cosecha récord que alcanza las 55 millones de toneladas de esta oleaginosa.

El gobierno chino anunció además que creará su propia lista negra de empresas extranjeras “no fiables”, anunció el ministerio de Comercio de ese país.

Este anuncio se produce después de que Washington incluyera este mes al gigante chino de las telecomunicaciones Huawei en una lista de empresas sospechosas a las que los grupos estadounidenses no pueden vender material tecnológico.

Huawei, que depende de los chips electrónicos de fabricación norteamericana para equipar a sus teléfonos móviles, se ve así gravemente afectado y su propia existencia está en juego, según los expertos.

La medida anunciada el viernes por Pekín parece una respuesta a la ofensiva de la administración Trump contra Huawei.

“Las empresas, organizaciones y particulares extranjeros que no respetan las normas del mercado, que se alejan del espíritu de un contrato, que imponen embargos o cesan de suministrar a empresas chinas por motivos no comerciales y dañan gravemente sus intereses y derechos legítimos serán colocados en una lista de entidades no fiables”, anunció el portavoz del ministerio chino de Comercio, Gao Feng.

China denunció además las “mentiras” de Estados Unidos, tras las palabras del presidente Donald Trump afirmando que la guerra comercial entre los dos países tendría un efecto “devastador” para la economía china.

“Estados Unidos ha dicho ya esas mentiras una o dos veces. Cada vez, China las denuncia pero Estados Unidos persiste en ellas, de forma obsesiva, y sigue repitiendo esas mentiras” afirmó a la prensa un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Geng Shuang.

“Se diría que cuanto más las repiten, más creen que la gente lo va a creer” dijo.

Trump volvió a asegurar el jueves que “China aspiraba a cerrar un acuerdo” con Estados Unidos ya que, según él, la guerra comercial tendrá “un efecto devastador” para el gigante asiático.

El presidente de Estados Unidos alegó que la economía china se ralentiza y que “las empresas salen de China para evitar los aranceles” y van a instalarse a Vietnam u otros países de Asia.

Por la corresponsalía Buenos Aires.




Comentarios