El mandatario ruso sufrió un tropezón y se cayó cuando saludaba al público. Luego, se levantó con un notorio gesto de incomodidad.


El presidente ruso, Vladimir Putin, suele participar de eventos deportivos para promocionar su imagen y su estado físico.

El líder del Kremlin aprendió a patinar de grande. Así fue que, el pasado viernes, fue uno de los protagonistas del partido que se jugó en el balneario de Sochi, la ciudad que ofició de sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014.

Vladimir Putin suele participar de eventos deportivos para promocionar su imagen y su estado físico. (AP)

Durante el partido, el presidente se enfrentó con una marca poco efectiva por parte de sus rivales, lo que le permitió anotar varios goles para su equipo.

Sin embargo, sobre el final del evento, cuando daba una “vuelta olímpica” para saludar a los asistentes, fijó la mirada en el público y no en su camino, donde estaba puesta una alfombra.

Cuando daba una “vuelta olímpica” para saludar a los asistentes, fijó la mirada en el público y se cayó.

Previendo lo que estaba por suceder, un funcionario se apresuró para intentar advertirlo, pero no pudo evitar el tropezón. Putin usó las manos para evitar caer de bruces. Se levantó rápidamente y siguió patinando con un gesto de incomodidad.






Comentarios