El recorrido por la región de Ansenuza continua en este tercer capítulo, y hoy el protagonista es el misterioso aguará guazú, una especie en peligro de extinción. El equipo de Natura International junto a Vía Ansenuza, se esfuerza por dar a conocer el género y ha trabajado para descubrir y compartir su belleza a través de imágenes.

El cánido más grande de Sudamérica de hábitos solitarios y aspecto temeroso, habita en el futuro Parque Nacional Ansenuza entre zonas inundables y pastizales. Está catalogado a nivel nacional como especie amenazada y necesita su máxima protección para que no desaparezca.

El caminador de Ansenuza

El aguará guazú, es un excelente caminador, sus largas patas son una gran adaptación al medio que les permite correr rápido, ver pastizales altos y vivir en tierras bajas. “Al ser grandes caminadores se comunican a través de un aullido que es muy típico y característico que suena muy fuerte y a largas a distancias”, explicó Alejandra Bonino.

El aguará guazú es una especie vulnerable en Argentina (Gabriel Belloc / Categorización de los Mamíferos en Argentina)

En cuanto a su dieta, su comida favorita es el cuis. “Come pequeños mamíferos, anfibios, insectos. Según la época del año también es oportunista, un excelente diseminador de semillas porque come frutos de las plantas nativas”, comentó Yanina Druetta.

//Mirá también: Ansenuza Salvaje: en búsqueda del roedor más grande del mundo

Respecto a su comportamiento, se destaca que “son animales solitarios, suelen unirse en la época reproductiva”, conserva por largos períodos la misma pareja con quien acepta compartir el territorio. “Cuando se reproducen tienen camadas de 2 a 3 crías, son bastantes chiquitos, llegan a pesar hasta 450 gramos”, comentó.

Una especie que lucha por sobrevivir

Esta especie es endémica de Sudamérica y en Ansenuza es una de las más amenazadas, se encuentra en peligro de extinción a nivel provincial y vulnerable a nivel nacional. Se ve amenazada por la caza ilegal, atropellamientos en rutas cercanas a las zonas protegidas o la pérdida y modificación del hábitat.

AGUARÁ GUAZÚ. Fueron liberados en Mar Chiquita (Provincia de Córdoba).

El aguará, no representa un peligro para los seres humanos o el ganado; prefiere las presas pequeñas, y también es un animal solitario, muy tímido y cauteloso. “Se cree que es un animal agresivo, cuando su temperamento no lo es”, explicó Ale.

El zorro grande, significado del guaraní aguará guazú, necesita el apoyo de toda la comunidad para su conservación, por eso aconsejan a las personas que no los lastimen y los cuiden, son inofensivos.

Hoy, encontraron su lugar en el futuro Parque Nacional Ansenuza y luchan por sobrevivir. Está categorizada a nivel nacional como: “Especie amenazada, protegida por la Ley Nacional de Conservación de la Fauna, la captura, caza y comercialización de esta especie se encuentra prohibida en todo el territorio nacional”.