Con la llegada del calor durante las jornadas del miércoles y jueves, se registró en la ciudad de Brinkmann un importante incremento en la demanda de agua producto de la reactivación de las piletas de natación, por lo que la Cooperativa que provee el servicio de red debió racionalizarlo.

"Ya entraron en acción las piletas y hemos notado un incremento del 25 porciento en el consumo", explico el asesor de la entidad, Mario Franco.

"Fue una sorpresa ver que aumentaron los consumos y ya tuvimos que bajar la presión ya que si bien el ingreso de agua es bueno y se mejoró el caudal de ingreso, en estos días hemos tenido 80 o 90 metros cúbicos por hora que entran a la cisterna local, pero se aumentaron los usuarios y estamos viendo mayores consumos en prestaciones que no son para agua potable", dijo en una entrevista con LA RADIO 102.9.

Además destacó que la comunidad debe entender que si no se hace un uso responsable del recurso podría haber problemas en el verano.

La gente invirtió en piletas

Por la situación de cuarentena, muchas familias que no utilizaron recursos para vacacionar, invirtieron en la instalación de piletas."En consultas que hicimos con vendedores de piletas, todos reconocieron que en estos meses de pandemia, la gente invirtió en piletas, es decir que hay más piletas y a esto vamos a tener que sumarle en el verano las de lona que además renuevan el agua una vez por semana", aseguró al respecto el asesor de la Cooperativa.

"Estamos con un desbalance que no sé hasta cuándo podremos manejarlo, ya que nos aumentan los insumos y no podemos aumentar tarifas", sentenció Franco.