En las últimas horas trascendió la noticia de que un hombre sufrió un ACV y al llegar al Hospital López Lima en lugar de recibir un respirador, personal de servicio le tuvo que brindar oxígeno a mano es decir, ventiándolo por 14 horas hasta que se desocupó una cama. Ante esto, un médico contó cuál es la situación que se vive en la ciudad y el estrés con el que cuentan los profesionales de la salud luego de un año y meses de pandemia.

//Mirá también: Crece la preocupación en Bariloche por el colapso de las camas de terapia intensiva

El hecho sucedió el jueves de la semana pasada cuando un hombre ingresó al López Lima cerca de las 10 am siendo que presentaba un accidente de cerebro vascular (ACV) hemorrágico. Sobre el caso, el médico dijo: “Necesitaba asistencia respiratoria mecánica (un respirador). Estuvo en la Guardia asistido por el personal del servicio, ventilándolo a mano, por más de 14 horas. Recién cerca de la medianoche se pudo desocupar una cama de Terapia para darle asistencia”, describió.

Pero el colapso no viene solo por este caso, sino que anteriormente también había ocurrido un caso similar: “Unas horas antes de la 22 ingresó otro paciente -de 70 años- con varias comorbilidades, que también necesitaba asistencia en Terapia Intensiva. Así que por lo menos durante dos o tres horas hubo dos pacientes, intubados, necesitados de asistencia terapéutica que no tenían lugar en el López Lima”, contó el trabajador.

Hospital DR. Francisco López LimaFoto: Web

Con esta intrucción, el profesional reveló la situación con la que tienen que lidiar todos los días, teniendo en cuenta que no se trata de casos “ajenos” sino que es cuenta corriente que no haya respiradores para todos. “Es algo que está sucediendo con frecuencia en nuestro hospital. Por esto decimos que el colapso sanitario, nos pasa por el cuerpo, la mente y el corazón desde el año pasado”, repitió el hombre.

Por su parte, el hombre que fue entrevistado por el Diario de Río Negro, reveló que si bien trabaja hace muchos años en el hospital, está convencido de que la pandemia sumó una serie de carencias estructurales del sistema, para hacer de estos días un enorme desafío.