Un hombre de 60 años fue atacado en Río Negro por un perro Rottweiler y perdió su brazo

Las autoridades están determinando qué harán con el Rottweiler.
Las autoridades están determinando qué harán con el Rottweiler.

Se trata de un trabajador rural de una chacra ubicada en Guerrico. Como consecuencia de las graves heridas que le provocó el animal, los médicos debieron amputarle la extremidad derecha.

La localidad rionegrina de Guerrico registró un brutal ataque a un trabajador rural de 63 años. El responsable fue un perro raza Rottweiler que le causó graves heridas y, como consecuencia, le amputaron el brazo derecho.

Este incidente ocurrió el pasado sábado 7 pasadas las 13:00 horas, en la chacra 139, según detalló AN Allen. La víctima fue identificada como Amador Herrera, residente en General Roca, aunque de momento no han podido averiguar cómo se originó la arremetida del animal.

La víctima fue trasladado de urgencias al hospital Ernesto Accame de Allen, donde ingresó con graves heridas producto de los mordiscos. Su muñeca izquierda estaba fracturada y contaba con una gran lesión con pérdida de músculos en brazo y ante brazo derecho.

Los perro Rottweiler en algunos países son catalogados como razas peligrosas.
Los perro Rottweiler en algunos países son catalogados como razas peligrosas.

Frente a estas heridas en las extremidades superiores, los médicos decidieron ingresar al hombre al quirófano. Y a pesar de todos los intentos por salvar los miembros, finalmente tuvieron que amputarle el brazo derecho.

Herrera quedó internado en Terapia Intensiva, recuperándose de la cirugía y del resto de las lesiones sufridas. En paralelo, se inició una investigación por lesiones culposas en una causa judicial.

Fue atacado por un Rottweiler: ¿Qué dijo el dueño del perro?

El responsable del animal, quien a su vez es propietario del establecimiento donde ocurrió el ataque, sostuvo que Herrera no era su empleado permanente. Por el contrario, iba a realizar changas cuando lo necesitaban.

Aún así, el can conocía al hombre, y explicó que pudo haberlo desconocido porque se había cubierto la cabeza “con un toallón o algo parecido, seguramente para protegerse del sol porque hacía mucho calor”.

Precisó esto ya que, según sus palabras, “el perro es mansito. Nunca había mordido a nadie”. El animal siempre permanecía atado, pero debido a esto sufrió algunas heridas e infecciones en el cuello, entonces lo soltó.

Por último, aseguró que sigue de cerca la evolución del damnificado mientras se recupera del ataque. Mientras tanto, el animal ahora permanece atado mientras las autoridades definen qué medida tomarán al respecto.

Temas Relacionados