Con el inicio del 2021, el tema que resuena en todo el país es la vuelta a clases luego de un año en el que la virtualidad fue la predominante y que desafío tanto a docentes como alumnos para superar obstáculos de conexión, falta de elementos o la falta de contención, elemento fundamental en los colegios. Ante el aumento de casos de coronavirus y una posible segunda ola de infecciones en puerta desde la Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación de Río Negro (UnTER) ven complicado el retorno a las aulas de manera presencial.

El retorno a clases en la provincia rionegrina será el 3 de marzo y el subsecretario de Asuntos Institucionales del Ministerio de Educación, Gabriel Belloso, señaló que será bimodal, sin comedor y con turnos de tres horas. Al mismo tiempo, detalló que se realizarán grupos de hasta 15 alumnos para evitar aglomeración de niños y padres durante el desarrollo de las clases.

Vuelta a clases en Río Negro. Imagen ilustrativa (web).

Pero la secretaria general de UnTER, Sandra Schieroni, sostuvo que la presencialidad no es una alternativa hoy en día. “En la situación epidemiológica en la que nos encontramos en la Argentina, y en la provincia en particular, creo que hoy, 18 de enero, no están dadas las condiciones para poder pensar en una presencialidad”, dijo en diálogo con El Cordillerano. Es por eso que manifiesta que el ciclo lectivo 2021 debería comenzar como terminó el año pasado: de manera virtual o con material impreso pero con clases desde las casas.

Hoy las condiciones sanitarias son mucho más complejas que cuando terminamos el 2020″ remarcó y agregó: “La presencialidad solo es posible si están dadas todas las garantías para el cuidado de la salud y de la vida. Estamos a días de que comience febrero, y entendemos que no están dadas las condiciones para pensar en clases presenciales… Esto es un día a día. Veremos cómo se avanza…”.

Al mismo tiempo, habló sobre la posibilidad de que los docentes estén incluidos en la lista prioritaria para el calendario de vacunación y sostuvo que “no tenemos una palabra oficial con respecto al plan de vacunación para el sector de trabajadoras y trabajadores de la educación”. Además remarcó la necesidad de que las personas involucradas reciban las dos dosis de la vacuna Sputnik V, que por el momento es la única que se aplica en Argentina, para volver a las aulas.

Si hay dos dosis quiere decir que el plan para completar la inmunización es con la segunda, por lo tanto, si queremos poner en resguardo la salud de los trabajadores, tiene que ser con ambas aplicadas”, sostuvo Schieroni y aseguró que “en términos generales” la mayoría de los docentes están de acuerdo con vacunarse. Y concluyó: “Deseamos volver a los edificios escolares, pero con la tranquilidad de saber que estamos cuidados, de que el Estado vela por la salud de las y los trabajadores, y de las y los estudiantes”.