Conocé a “La Juana”, la perra policía de Cipolletti que se ganó el cariño de todos y el miedo de muchos

La mestiza de Cipolletti llegó a la comisaría Cuarta y participa de los operativos de tránsito. Además, duerme al lado de los calabozos para estar atenta a los movimientos de los reclusos. ¡Leé esta nota y entérate su historia!

"La Juana", la perra policía de Cipolletti que se destaca en la ciudad y se ganó el corazón de muchos.
"La Juana", la perra policía de Cipolletti que se destaca en la ciudad y se ganó el corazón de muchos. Foto: Anahí Cárdena

La comisaría Cuarta de Cipolletti cuenta con una guardiana muy especial: “La Juana”, la perrita que acompaña a los policías por amor y vocación a este trabajo. La historia de este animal conmueve a los vecinos de la ciudad, ya que ella duerme al lado de las celdas para estar alerta por cualquier cosa y, también, es parte de los controles callejeros.

Fue una noche del año 2019 cuando “La Juana” apareció inesperadamente en la comisaría. La perrita tenía mucha hambre, estaba muy delgada y con solo una tierna mirada se ganó el corazón del oficial de turno.

Poco a poco, la perra fue tomando su lugar en la Cuarta de Cipolletti por su carisma y ganas de acompañar en las tareas. Es que como nadie la reclamó, los oficiales la adoptaron y entre todos eligieron su nombre. Así, “La Juana” se convirtió en una de las mascotas más reconocidas de la ciudad.

"La Juana", la perra policía de Cipolletti acompaña a los oficiales en sus tareas.
"La Juana", la perra policía de Cipolletti acompaña a los oficiales en sus tareas. Foto: Anahí Cárdena

Desde la sede policial dijeron a LMNeuquén que esta perra mestiza debe tener unos 10 años. Para ellos apareció en el momento justo porque Huma, la gatita que fue adoptada por los efectivos después de encontrarla abandonada en un allanamiento, murió en el techo del lugar cuando intentó atrapar a una paloma. Entonces, “La Juana” llegó para ser la nueva mascota y acompañarlos con mucho cariño.

Cuáles son las actividades que hace “La Juana” en la comisaría

Según los vecinos que pasan por la zona, “La Juana” siempre está caminando al lado de los policías que tienen que controlar el tránsito, sentada con alguno de ellos en los operativos o, también, se la puede encontrar en la puerta de los bancos esperando a que algún oficial termine con su responsabilidad.

"La Juana", la perra policía de Cipolletti en un operativo de tránsito.
"La Juana", la perra policía de Cipolletti en un operativo de tránsito. Foto: Anahí Cárdena

El comisario José González contó que a la perrita le encanta hacer travesuras. “La queremos mucho aunque a veces‘se las manda. Recuerdo que cuando se inauguró el césped de la cancha de Cipolletti, empezó a hacer pozos, no paraba de excavar y no quedó otra que llevarla de nuevo a la comisaría”, enunció.

"La Juana", la perra policía de Cipolletti que se destaca en la ciudad.
"La Juana", la perra policía de Cipolletti que se destaca en la ciudad. Foto: Anahí Cárdena

La mestiza es muy independiente y comienza sus jornadas muy temprano. Incluso, ella misma decide a que policía acompañará en el control peatonal. “Se va con la dupla que elige a la mañana y ya no los abandona. Después cuando cambia la guardia se acopla al resto”, afirmó González.

"La Juana", la perra policía de Cipolletti, junto a los efectivos de la comisaría.
"La Juana", la perra policía de Cipolletti, junto a los efectivos de la comisaría. Foto: Anahí Cárdena

Sin dudas, “La Juana” es la alegría de toda la comisaría, pero a su vez brinda mucha seguridad. “Se queda en un sector que comunica con los calabozos, donde hay un policía cuidando a los detenidos siempre. Cuando se la escucha ladrar o torear es signo de que hay un movimiento interno. Tiene un colchón pero deambula libremente sobre los pasillos”, reveló el comisario.

La dulce mascota es muy divertida y obediente. “Cumple con las ordenes que se le imparten, no cruza la calle sola, no se atraviesa a los vehículos”, aseguró el hombre de la Cuarta. Además, “es conocedora de los momentos, tiene una vida arraigada con el personal policial. Un sentido de pertenencia”.

Después de haber sufrido tanto, hoy en día “La Juana” está bien alimentada, cuenta con un lugar seguro en la comisaría y nadie la pueda sacar de ahí. “La han querido llevar a otras comisarías pero regresa al centro. Ya quedó fija acá”, concluyó el comisario.

Temas Relacionados