Virgen del Valle de Catamarca: Rosario de ruegos, agradecimientos y esperanzas

La capital de la vecina provincia desbordada por la presencia de fieles de distintos lugares del pais.

La Catedral catamarqueña convocó miles de fieles.
La Catedral catamarqueña convocó miles de fieles. Foto: Sol Alvarez Natale

Cada 8 de diciembre todos los caminos conducen a San Fernando de Catamarca. Esta tranquila ciudad se desborda de fieles, convocados por un anhelo común: rendir homenaje a su Virgen Madre. De los cuatro puntos cardinales miles de peregrinos colman rutas, calles, plazas y bares. Los puntos neurálgicos son la Catedral y La Gruta, destinos obligados de esta celebración. Los devotos de la Virgen del Valle se cuentan por miles, y los accesos a la capital catamarqueña se vuelven lentas procesiones a paso de hombre. La gente llega de todo el país, caminando, en bicicleta, en moto, en grupo, solos…La multitud se hace una, mediante la fe. Y, entre rezos y ofrendas, va desgranando su rosario de ruego, agradecimiento y esperanza.

El recientemente restaurado "camerín" de la Virgen del Valle, en la Catedral.
El recientemente restaurado "camerín" de la Virgen del Valle, en la Catedral. Foto: Sol Alvarez Natale
Multitud de fieles desbordaron la plaza desde temprano.
Multitud de fieles desbordaron la plaza desde temprano. Foto: Sol Alvarez Natale
Fieles subiendo las escalinatas hacia la Gruta.
Fieles subiendo las escalinatas hacia la Gruta. Foto: Sol Alvarez Natale
La Catedral catamarqueña convocó miles de fieles.
La Catedral catamarqueña convocó miles de fieles. Foto: Sol Alvarez Natale
Fieles en Catedral Basilica Nuestra Señora del Valle
Fieles en Catedral Basilica Nuestra Señora del Valle Foto: sec