En la tarde del lunes, cuatro mujeres fueron sorprendidas mientras se encontraban armando un total de 220 “ravioles” de cocaína en una vivienda del Barrio Julio Abraham, de la ciudad de Alderetes. Este es el tercer procedimiento con secuestros de drogas realizado en menos de cuatro días por los efectivos de la Unidad Regional Este (URE).

En ese sentido, se trata de una madre de 54 años y sus hijas de 21, 24 y 28 años, quienes fueron demoradas y puestas a disposición del juez Federal N°2 de Tucumán, Fernando Poviña. El jefe interino de la Unidad Regional Este (URE), Walter Fabio Ferreyra supervisó el procedimiento que tuvo la intervención de la Didrop Este y la Justicia Federal de Tucumán.

Asimismo, Ferreyra contó que todo comenzó cuando los efectivos realizaban recorridos preventivos por la zona y observaron a un sujeto con una tumbera. En ese momento iniciaron una persecución. El sospechoso ingresó a un pasillo y al parecer se había escondido en una vivienda.

Previamente, había arrojado la tumbera que fue rápidamente secuestrada por los efectivos que lo seguían. Cuando ingresaron a la vivienda, donde sospechaban que se había escondido el joven, hallaron sorpresivamente a las cuatro mujeres en plena tarea de armado de los “ravioles” de cocaína.

Por último, al finalizar el procedimiento, en el que también participaron efectivos de la Guardia de Infantería, División Patrulla Motorizada BRS y Comisaria de Alderetes, el juez federal pidió que se investiguen los antecedentes de la madre, y en caso de no tenerlos, que quede en libertad.