En la Unión Cívica Radical de Tucumán se ha planteado la necesidad de finalizar su intervención y que se convoque a elecciones para elegir autoridades. La iniciativa es del dirigente Osvaldo Barreñada, que en varias oportunidades se ha presentado como candidato en ese partido. Justifica su postura, por los cuestionamientos que existe una pandemia que impide un acto electoral, que en dos distritos importantes del radicalismo tienen elecciones en el próximo mes de marzo: Córdoba, el 14 y Buenos Aires el 21. Además, recuerda que San Martín, uno de los dos clubes grandes de Tucumán, tendrá elecciones también en marzo 2021.

En marzo del 2019, el Comité Nacional de la UCR intervino el distrito Tucumán y designó al concejal de la ciudad Capital, José Francisco Argañaraz, que continúa en esas funciones.

Este planteo de Barreñada, nuevamente, pone en el tapete las divisiones que tiene este partido en la provincia y, que, en los últimos años, son más visibles. Con representaciones en cargos electivos, hay tres sectores bien definidos. También están varias líneas internas, especialmente en la Capital.

El sector principal, que viene dirigiendo al radicalismo desde hace varios años, está el conformado, entre otros, por el diputado nacional, José Cano y la senadora nacional, Silvia Elías de Pérez. En este sector también están los hermanos José y Lidia Azcarate. El primero legislador provincial y ella diputada nacional. Argañaraz es cercano a este sector.

Cano tuvo acercamiento y separaciones políticas con Elías de Pérez. Sin embargo, los dos alternaron en las últimas elecciones, en los cargos de diputado, senador nacional y gobernador.

Una segunda corriente, es la integrada por los intendentes de Yerba Buena, Mariano Campero y de Concepción, Roberto Sánchez. Este sector se acercó al legislador Ricardo Argentino Bussi, lo que generó una fuerte conmoción interna en el radicalismo. Campero ya enfrentó electoralmente en varias ocasiones al grupo principal.

Y, el tercer sector, es el que conforman el exlegislador y funcionario nacional, Ariel García, a quien acompañan el intendente de Bella Vista, Sebastián Salazar y el legislador Raúl Albarracín. Un par de detalles: Albarracín, oriundo de Concepción, enfrentado con Sánchez y García, enemistado con Cano y con Campero.