Desde el momento que Ignacio Nardolillo fue convocado a entrenar en 2017, con un grupo de proyección para los Juegos de la Juventud, supo que quería ser profesional en el Hockey. Esta vez el llamado fue mucho más trascendental para él que jugó sus primeros amistosos internacionales ante el seleccionado de Chile en el CENARD.

“Siempre es lindo ser convocado para el seleccionado. La experiencia fue buena porque jugué mis primeros amistosos internacionales”, destacó “Nacho” que desde los seis años comenzó a jugar y nunca más paró.

Jugó en el Club Atlético Ducilo de Buenos Aires y actualmente está en San Martín, puntero en el campeonato local. “Vamos a seguir entrenando para salir campeones”, agregó convencido.

Ignacio Nardolillo, la promesa del hockey tucumano.

Volviendo a la convocatoria “Albiceleste”, Ignacio está mentalizado en brindarle todo a “Los Leoncitos”, desde el lugar que lo necesite el cuerpo técnico, liderado por el entrenador Lucas Martín Rey.

“Me defino como uno más del equipo, siempre tratando de aportar lo que más pueda para que sirva al equipo y podamos ganar. No podría lograr todo esto sin el apoyo de mi familia sin duda, mis amigos, compañeros y mis entrenadores, tanto de club como del gimnasio”, dijo Ignacio, que tiene como referente a Lucas Vila, jugador del seleccionado mayor.

“Nacho”, en sus ratos libres también juega al fútbol con amigos pero sin descuidar su verdadera pasión. “Entreno casi todos los días hockey, quiero dedicarme al deporte pero también seguir una carrera, aunque no sé cuál todavía”.

Pero sin dudas tiene grandes sueños ligados a la bocha: “Me gustaría jugar un mundial con Los Leones y también los Juegos Olímpicos”, concluyó.

Ignacio Nardolillo, la promesa del hockey tucumano.