Se realizan intensos controles camino a los valles tucumanos con el objetivo de garantizar el turismo interno y externo a quienes visiten la provincia. El objetivo es realizar controles vehiculares y de animales sueltos, tareas de prevención del delito, y garantizar que se cumplan las normas sanitarias y restricciones relacionadas a la pandemia. Para lo cual, más de 300 policías se encuentran realizando los controles en las zonas.

“Se logró que la población disfrute de sus vacaciones y de las actividades turísticas con tranquilidad”, destaca el Jefe de la Comisaría Tafí del Valle, Comisario Ariel Puebla, refiriéndose al despliegue de más de 300 efectivos en el marco del Operativo Verano Seguro.

“El primer control en la Ruta 307 a la altura de Las Mesadas, es un control vehicular a cargo de la Dirección General de Policía Vial con colaboración de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y de Gendarmería Nacional. Posteriormente hay otro control en el kilómetro 36 en ‘El Aluvión’, que es una zona muy crítica de la subida. Además de esos controles, están los operativos específicos de las villas. Durante los fines de semana se refuerza el operativo debido a la gran cantidad de turistas que visitan estos lugares o pasan por allí para dirigirse a Salta o Catamarca”, explicó El Comisario Mayor Guido Romano, Jefe de la Unidad Regional Oeste.

Con respecto al operativo en Tafí del Valle, el Jefe del Centro de Operaciones de la Unidad Regional Oeste, Comisario Raúl Cornejo, explicó los diferentes aspectos en los que se está trabajando.

“Por un lado, se realizan tareas de prevención buscando evitar que se cometan delitos. Para ello, hay efectivos apostados en la zona céntrica y aledaña, mientras que otros recorren los barrios en móviles, bicicletas y motocicletas”, detalló.

Por otro lado, se realiza un trabajo articulado con el Instituto Provincial de Lucha Contra el Alcoholismo (IPLA), la Municipalidad de Tafí del Valle, los comercios y Defensa Civil, con cuyo personal se lleva a cabo la intervención de fiestas clandestinas, debido a las ordenanzas existentes.

“En cuanto a El Mollar, se intensificó la presencia policial en la zona céntrica y del Dique La Angostura. “Efectivos recorren el centro, pero otros están apostados en el dique, adonde solían acudir muchos jóvenes a consumir bebidas alcohólicas. Hoy la situación está controlada y pueden ir familias y personas que practican pesca o deportes acuáticos. De la misma forma, se realizan recorridos para garantizar que no haya aglomeraciones en hospedajes, como las de imágenes que se viralizaron días atrás”, señaló Cornejo.