Un hombre fue condenado a 14 años de prisión luego de haber sido hallado culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado por el vínculo, en contra de su propia hija. Ocurrió en la ciudad de Monteros.

La causa fue investigada por la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo de Eugenia Posse, a raíz de la denuncia efectuada por la víctima en noviembre del año pasado. Según había relatado la joven, los aberrantes hechos ocurrieron desde que tenía nueve años.

“La audiencia que hoy nos convoca se puede resumir en un solo título que pareciera que fuese la portada de un libro de terror, pero que ocurrió en la vida real: un padre abuso por 11 años de su propia hija”, había expresado la fiscal Posse durante su alegato de Apertura.

Una valiente joven denunció que su padre la había abusado desde los 9 años, en silencio, con total impunidad y valiéndose de su calidad de padre que en vez de proteger solo destruyó la vida de su única hija mujer”, concluyo la representante del MPF.

Durante las tres jornadas en las que se extendió el debate oral, la fiscalía ofreció como pruebas las declaraciones de 11 testigos, entre allegados a la víctima y peritos expertos, así como también los informes técnicos, médicos y psicológicos con los que logró demostrar la autoría material del acusado. Además se logró determinar, no sólo la existencia de los abusos, sino que la víctima también estuvo sometida a todo tipo de violencia física y psicológica.

Por otro lado, el Ministerio Fiscal solicitó la prisión preventiva del condenado, petición que fue otorgada por los jueces del tribunal hasta tanto quede firme la sentencia.