Los pañuelos celestes se reunieron en Plaza Urquiza y caminaron en contra del aborto. Se realizó un acto en Plaza Independencia.


Durante la tarde de este sábado, se llevó a cabo la convocatoria por parte de agrupaciones “pro vida” con motivo del “Día del Niño por Nacer”, fecha que se conmemora cada 25 de marzo en nuestro país. La masiva convocatoria inició pasadas las 18 en Plaza Urquiza.

Familias y diferentes agrupaciones religiosas asistieron al encuentro. “Se siente se siente hay vida en el vientre”, fueron algunos de los cánticos que se escucharon a lo largo del recorrido. “Le pedimos que respeten la vida del mas indefenso”, comentó una asistente a Vía Tucumán.

Los convocantes se reunieron en Plaza Urquiza y caminar en defensa del “Niño por Nacer”. (Germán Valdez)

Por casi ocho cuadras los pañuelos celestes ocuparon el centro tucumano. Luego, en Plaza Independencia se realizó el acto central. Por otra parte, según consignó Vía Tucumán, la agrupación “Liga de Madres de Familia” invitó a los concurrentes a juntar firmas con el objetivo presentar un proyecto de iniciativa popular para exhibir en el Congreso Nacional con el fin de anular la actual ley que permite la Interrupción Legal del Embarazo en casos de violación o riesgo para la madre.

La agrupación “Liga de Madres de Familia” invitó a los concurrentes a juntar firmas. (Germán Valdez)

“Queremos que deroguen todas las leyes que atentan contra el niño por nacer”, señaló una de las integrantes de Liga de Madres. Por otro lado, algunos jóvenes trasladaron a “Mercedita”, un muñeco “bebé de nueve meses” de grandes dimensiones.

En la esquina de 24 de Septiembre y 25 de Mayo se montó el escenario con la insignia: “Sr. Presidente, salvar la vida es salvar la patria”. Allí leyeron el acta final y dieron cierre a la marcha.

Algunos carteles que se observaron en la marcha. (Germán Valdez)

Cabe destacar que fue la primera congregación de los pañuelos celestes, luego del desenlace del caso de “Lucía”, la nena tucumana de 11 años que fue sometida a una cesárea tras ser víctima de una violación intrafamiliar. Dicho acontecimiento tuvo repercusión internacional y generó un gran rechazo de ambas partes, con el cuestionamiento de la ONU debido al debate que se instaló sobre las “niñas-madres” en el país y en toda América Latina.






Comentarios