Un importante análisis del Decreto 883/2020, por el que se aprueba la Reglamentación de la Ley Nº 27.350, de "Investigación Médica y Científica de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados", fue realizada por el doctor, Facundo Julián Álvarez, médico generalista, egresado de la Universidad Nacional de Tucumán, con posgrados en terapias cannabicas.

En ese sentido, Álvarez explicó la utilización del cannabis en distintos tipos de pacientes, especialmente con dolores y destacó cómo son los primeros resultados del uso en personas con coronavirus. En la conversación emitida en el programa Primer Plano, por Canal 10, estos son los conceptos más destacados de la entrevista.

- ¿Cuál es su opinión de la nueva reglamentación de la Ley sobre el uso del cannabis?

"Considero que el anexo que se promulgó de la Ley 27.350 (Investigación médica y científica de uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados) es muy importante, porque habilita el acceso de las personas a su medicamento a través de la receta de un médico. Este es el punto más importante, ya que desde hace muchos años, muchos usuarios y pacientes que lo utilizan, no tenían acceso al medicamento de forma eficaz: que realmente tenga una pureza comprobable para tratar su patología o su condición de salud y, también, para que se deje de perseguir a muchos cultivadores".

"Me parece algo muy positivo, sobre todo como un primer paso, para esto: promover una política de salud pública acorde a las necesidades de la población, permitir el acceso a los medicamentos y, para que se deje de invertir tantos recursos en perseguir a quienes cultivan su propia medicina".

- ¿Hay varios cannabis o hay uno solo?

"En realidad hay muchísimas genéticas y variedades de la planta de cannabis. A partir de cada planta se hace una extracción y se la analiza. Después uno tiene una información un poco más fidedigna de la planta, porque tiene químicos que se denominan fitocannabinoides, que tienen propiedades terapeutitas".

"Cada fitocannabinoides tiene sus propiedades y sus efectos secundarios. Entonces, a partir de un análisis, que se tiene de sus extractos y de la condición de salud del paciente, se decide un esquema de tratamiento en base a estas dos aristas. Se calcula actualmente que hay más de 600 variedades de genética de cannabis".

- ¿Quiénes lo usan? Normalmente se dice que lo usan personas que tienen enfermedades crónicas…

"En realidad hay una gran parte de la sociedad que lo utiliza, sobre todo pacientes con dolor, tanto agudo como dolor crónico, independientemente de la génesis de este dolor. En Tucumán la mayor cantidad de personas son pacientes con patologías con artrosis, con artritis, cáncer o condiciones crónicas. También hay muchísimos pacientes que lo utilizan, y sobre todo es una situación que se potenció con la pandemia actual, que está basado en pacientes con estados depresivos, ansiedad, o trastornos del sueño".

"Es muy utilizado en pacientes con enfermedades neurodegenerativas: Parkinson, Alzheimer, asmáticos, porque tiene un efecto similar a los broncodilatadores. Realmente tiene un abanico muy grande de beneficios terapéuticos y por suerte hay cada vez más evidencia científica. La nueva reglamentación es muy importante porque nos va a permitir investigar. El hecho que se reglamente y se autorice este tipo de medicamento, puede permitir que haya una articulación intersectorial con diferentes actores del estado".

"Lo más importante van a ser las universidades para que podamos promover investigación, porque siempre los estudios vienen de Europa, Estados Unidos o Canadá. Es una oportunidad muy importante para potenciar a la Argentina desde lo científico".

- ¿Puede utilizarse en el coronavirus?

"Es una pregunta que me hacen muchas personas. Tengo varios amigos colegas, sobre todo en Colombia e Israel que están llevando a cabo estudios científicos en pacientes con Covid-19 positivos. Aún los resultados no están publicados, pero por lo comentado, tuvieron resultados muy positivos. Particularmente en Tucumán yo tuve la oportunidad de tratar a numerosos pacientes que ya estaban cursando la enfermedad, y los ayudó sobre todo en la sintomatología a nivel inflamatorio".

"Una de los las sintomatología del coronavirus también es la astenia, el cansancio físico. Les mejoró mucho esos parámetros. Como aún no conocemos el mecanismo sobre cómo actúa el virus, también se necesita más tiempo para investiga, pero tiene un potencial bastante interesante".