Generó un gran impacto negativo en las producciones de trigo y garbanzo, e impactará a futuro en los cultivos de limón y caña de azúcar.


La sequía está impactando en gran medida en lo que es la producción de trigo y garbanzo, e impactará a futuro en los cultivos de limón y caña de azúcar el próximo año, “sobre todo en aquellas quintas que no tienen riego complementario”, señaló el director técnico de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), Daniel Ploper.

En ese sentido, el especialista indicó: “Vemos muchos daños en las plantaciones, con caída de hojas, y esto tendrá su impacto en la próxima producción porque ya hay derrame de flores y de frutos cuajados, lo que traerá aparejado una menor producción cítrica”.

En tanto, impactará también en los cultivos anuales de verano como la soja, maíz y sorgo. “Todos van a verse afectados por la falta de lluvias en la preparación del suelo”, agregó. En cuanto a la caña de azúcar, Ploper explicó que “los bajos índices de lluvias del otoño y el invierno no tuvieron consecuencias negativas en la Zafra 2020”.

Esto, en cierta medida “facilitó la cosecha y la molienda con buenos rendimientos, pero la problemática se producirá cuando las plantas comiencen a brotar nuevamente y no tenga el agua en suelo necesaria para los meses de diciembre y enero”, destacó el director.

Por último, el titular de la Eeaoc puntualizó que las sequías prolongadas vienen desde hace varios años en el país, y manifestó que es necesario abocarse “al desarrollo de tecnología y sistemas de riego complementario”, ya que “Tucumán tiene una riqueza muy grande en términos de acuíferos, que requiere saber cuidarlos y utilizarlos”.




Comentarios