Minutos después de haberle arrebatado el celular a una mujer en la zona del Parque Guillermina, efectivos de la División Robos y Hurtos de la Policía aprehendieron a tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, que huían en una motocicleta.

Mientras realizaban recorridos preventivos, los efectivos los habían sorprendido cuando circulaban a gran velocidad por avenida Colón hacia el sur. Allí los interceptaron y uno de ellos arrojó un teléfono celular por debajo de un automóvil que estaba estacionado en la zona con claras intenciones de ocultamiento.

"Esta maniobra fue alertada por el personal policial que al preguntarle sobre la procedencia del aparato, ninguno supo explicarlo. Allí surgieron las sospechas de que podría ser producto de un robo por lo que fueron conducidos a la sede policial", explicó el Jefe de la División, Comisario Principal Ariel Galván.

El fiscal Pedro Gallo, de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos de la II Nominación, dispuso que los tres sospechosos sigan aprehendidos y el secuestro del celular, un auricular y la motocicleta marca Zanella en la que se movilizaban.

Al tomar intervención el Juzgado de Menores de turno y la Defensoría de Menores, el adolescente de 16 años fue trasladado al Instituto Roca y la joven de 17 años al Instituto Goretti, mientras que el joven de 18 años quedó alojado en la dependencia policial.

El rápido procedimiento fue supervisado por el Director General de Investigaciones, Comisario Inspector Jorge Dib y el Director de Investigaciones Capital, Comisario Principal Ernesto Soria.