Cumplía funciones en la Comisaría 4° y se encontraba en estado de ebriedad.


Tras violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio, un policía que cumplía funciones en la Comisaría 4°, fue detenido en el Barrio el Palomar. Por este motivo, desde el Ministerio de Seguridad y la Jefatura de Policía decidieron pasarlo a disponibilidad y se abrió una investigación ante lo ocurrido.

Primeramente, el hecho ocurrió en la madrugada del domingo cuando personal de la Unidad Regional Este realizaba recorridos por los barrios de Alderetes y Banda del Río Salí. El cabo fue encontrado sin justificación alguna en la vía pública y mantuvo una fuerte discusión con los efectivos.

Tras agredir a la autoridad, fue trasladado al Complejo Belgrano. “Pasada la una de la mañana se observó a un grupo de personas en una zona muy conflictiva en la que constantemente agreden a los policías”, explicó el Carlos Valdez, Jefe de la Regional Este.

“Cuando comenzaron a escapar porque se acercaba el personal, descubrieron que entre ellos se encontraba un efectivo de la fuerza que no logró huir porque se encontraba en estado de ebriedad. Dimos aviso a Jefatura de Policía e inmediatamente se tomó la decisión de que pase a disponibilidad”, indicó Valdez.

Por otra parte, también se secuestró la moto en la que circulaba. “La Policía de Tucumán trabaja con responsabilidad para hacer cumplir las medidas sanitarias decretadas a nivel nacional y no tolerará este tipo de comportamiento”, puntualizó.

Semanas atrás, atrás el Subsecretario José Ardiles, había señalado sobre este tipo de situaciones: “Desde el momento en el que Poder Ejecutivo firmó el DNU, se impusieron restricciones para toda la ciudadanía, y eso se extiende a funcionarios públicos que no cumplen tareas esenciales y personal policial en franco de servicio”.




Comentarios