El ministro de Seguridad, Claudio Maley, encabezó una reunión para seguir intensificando las medidas y desalentar la circulación en las calles.


Este viernes, la Capital inició su jornada con un escenario atípico al habitual un día de semana. En ese sentido, las pocas personas que salieron a trabajar se encontraron con controles y dispositivos de seguridad en el marco del aislamiento obligatorio anunciado por el presidente Alberto Fernández.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Claudio Maley, encabezó este viernes una reunión del comité de crisis junto a las fuerzas federales, fuerzas armadas de la provincia, Defensa Civil para seguir intensificando las medidas adoptadas por las autoridades para desalentar la circulación en las calles.

El encuentro se produjo luego de que durante la madrugada se produjeran 10 detenciones por no respetar la cuarentena total. El jefe de Policía, Manuel Bernachi, agregó que las personas fueron puestas inmediatamente a disposición de la Fiscalía especializada de Delito Complejo.

“Hay gente que todavía no tomó conciencia de la importancia de quedarse en sus domicilios. Vamos a ser inflexibles en este tema y ya se está trabajando fuerte”, afirmó y agregó que a aquellos que incumplan lo establecido “se les inicia una causa penal e inmediatamente quedan puestos a disposición de la Fiscalía del Ministerio Público Fiscal”.

“Tuvimos gente que quería viajar a los sectores turísticos donde tienen sus casas de veraneo. Eso ocasionó un esfuerzo adicional con controles de la Policía para desalentar el turismo”, señaló Benarchi.

A su turno, el secretario de Seguridad, Luis Ibañez, aseguró que aquellas personas que deban desplazarse por la ciudad por razones laborales deberán tener una certificación. “Los empleadores de esta gente en un par de renglones tienen que explicar que deben hacer el desplazamiento para no ser demorados por las fuerzas de seguridad”, cerró.




Comentarios