En Tandil se realizaron 138 partos verticales en el hospital “Ramón Santamarina” de Tandil. En la ciudad hace más de 10 años que se realizan bajo esta modalidad en el Sistema Integrado de Salud Pública (SISP).

La modalidad de parto en Tandil se inserta en la sanción de la Ley Nacional de Parto Respetado (25.929), sancionada el 25 de agosto de 2004. A partir de ello permite brindar las prestaciones relacionadas con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, para así otorgar los derechos de las madres y de la persona recién nacida.

//Mirá también: Coronavirus en Tandil: hay 593 casos activos en la ciudad

Qué es un parto vertical

Se considera como parto vertical a cualquier parto en el que la mujer tiene su torso y su canal pelviano entre 45 y 90 grados con relación al plano horizontal, y su apoyo se da en los glúteos, pies o rodillas.

A través de la ley, buscan que la mujer sea protagonista de su propio parto, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico. A partir de allí se busca la libertad de la paciente de elegir la posición en la que quiere parir, siempre que las condiciones materno fetales lo permitan.

//Mirá también: Coronavirus en Tandil: se aplicaron más de 100.000 dosis en la ciudad

Este tipo de partos brinda beneficios psicoafectivos importantes para la madre, como la reducción del dolor, sensación de libertad, de control, de participación y mayor rol protagónico, de mayor satisfacción durante y después del parto.

Beneficios de un parto vertical

Entre los beneficios del parto vertical se pueden destacar los respiratorios ya que esta posición ayuda en que el peso del útero, bebé, placenta, líquido amniótico y sangre, ayudan a que el útero descienda y no ejerza presión sobre los pulmones, que relaja, aumenta la capacidad respiratoria y la oxigenación de la madre y el bebé.

Otro de los aspectos positivos son mecánicos, ya que la fuerza de gravedad favorece el acomodo, encajamiento y descenso del feto a través de los diferentes espacios y cavidades del canal del parto, a la vez que al no comprimir los grandes vasos, no ocasiona alteraciones en al circulación materna y placentaria sin afectar la oxigenación del feto.