El martes 21 por la noche, en un boliche de Santiago del Estero ubicado sobre la avenida Aguirre, dentro del barrio Juan Felipe Ibarra, varias personas que asistieron se percataron de la presencia de un policía uniformado e incluso armado disfrutando de la salida. En seguida se alertó a las autoridades y el hombre confesó que abandonó su puesto de trabajo para asistir a la fiesta.

Además de portar el uniforme y el arma reglamentada, también tenía un libro de guardia. Personal de Jefatura de Policía acudió al establecimiento y lo interrogaron. De esta forma, descubrieron que el agente de 28 años prestaba servicios al Cuerpo Guardia de Infantería de la Policía provincial.

Si bien en ese momento debía estar trabajando sobre la Ruta Nacional 9, el uniformado admitió haberse ido de su puesto en moto hacia el boliche. Lo que más llamó la atención de él entre los pares que estaban en la fiesta fue el estado de ebriedad con el que contaba el sujeto.

Un policía santiagueño abandonó su puesto para ir al boliche y recibió un sumario. Foto: web

Por este motivo, acudieron empleados de la Dirección General de Seguridad Vial y le realizaron el test de alcoholemia. Es así como constataron que presentaba 1,881 gramos de alcohol por litro de sangre.

Finalmente, por la conducta del cabo se le inició un sumario administrativo, según informó Nuevo Diario. Acto seguido, las autoridades ordenaron ponerlo en disponibilidad preventiva.