En el primer juego de la final de la Liga Nacional de Básquet, Quimsa se quedó con la primera final frente a San Lorenzo, se adelantó en la serie y va con ventaja al partido del domingo.

La definición para encontrar al nuevo campeón del básquet argentino será al mejor de cinco partidos, en caso de ser necesario.

La Fusión, el número uno de la temporada regular, se impuso frente al vigente tetracampeón de la Liga Nacional y presentó sus credenciales para sucederlo en el trono. El combinado de Sebastián González inclinó la balanza gracias a su defensa, impuso su ritmo y sus bases le ganaron la pulseada a los representantes azulgranas. El MVP de la noche fue Franco Baralle con 17 puntos, dos rebotes y una asistencia.

El domingo, también en el Templo del Rock, disputarán el segundo juego de una serie que empezó con todo.