El festejo clandestino se realizaba en camino a suri pozo en la localidad del Polear, donde un gran número de jóvenes consumían bebidas alcohólicas y con música a alto volumen. El motivo d la reunión fue su ultimo primer día del secundario. Todo fueron trasladado a la comisaria y se realizaron secuestros en el lugar.

Pasada la media noche del lunes, la policía detectó la presencia de más de 50 jóvenes, en su mayoría menores de edad, todos pertenecientes a un reconocido colegio capitalino. Lo uniformados pusieron fin al festejo, informando de inmediato a la justicia de turno a cargo de la Dra. Pacheco, quién ordenó la identificación de siete mayores de edad, que permanecían en el lugar y la aprehensión.

Además, se secuestraron, gran cantidad de bebidas alcohólicas, parlantes, luces psicodélicas, en tanto los menores de edad todos trasladados a la dependencia policial puestos a resguardo hasta que sean retirados por sus padres. Según trascendió, la policía intensificó los controles, para evitar las reuniones sociales, las cuales se encuentran prohibidas, como así también apelar a la responsabilidad de los padres para desalentar este tipo de acciones, las cuales traen aparejadas duras sanciones penales.