Santiago del Estero se prepara para el regreso a clases el próximo 18 de agosto si las condiciones epidemiológicas se mantienen controladas como hasta el momento.

En este marco, las distintas instituciones de la provincia deben de adaptarse a la nueva normalidad y prepararse para enfrentar un escenario totalmente diferente post pandemia.

Las clases presenciales implicarán puntos claves: distanciamiento social, alcohol en gel, sanitizantes e información constante para concientizar a los alumnos de los cuidados y precauciones que deberán tener.

La Escuela de Artes y Oficios, que depende de la Universidad Nacional de Santiago del Estero y su directora, Myriam Luisa Maatouk, aseguró que las instituciones educativas pospandemia será muy distintas a lo que era antes de este virus, por lo cual es "un momento difícil tanto para los docentes como estudiantes", dijo en diálogo con Télam.

Escuela de Artes y Oficios de la UNSE.

"Con este acondicionamiento, por ejemplo, en un aula que antes estaban 60 o 80 alumnos, ahora solo pueden estar 9 o 12; y el salón de usos múltiples, que tiene una capacidad para 200 personas, ahora podrán ingresar 30", comentó el coordinador académico de esta escuela, Cristian Fabián Navarro.

En el Instituto de Enseñanza San Jorge, la rectora Margarita Fantoni, comentó que hay cuatro cursos de 5° año del nivel secundario, "lo que implica que vamos a organizar ocho divisiones al momento de comenzar las actividades el 18 de agosto". Además añadió que, "seguiremos con la enseñanza virtual y a partir del 18 vamos a integrar el trabajo presencial", es así que "de manera simultánea vamos a ir trabajando, por un lado con los alumnos de 1ro a 4to año de forma virtual y con alternancia seguiremos trabajando con los chicos de 5 años".

Instituto de Enseñanza San Jorge.

En el Instituto "Laura Vicuña", se acondicionó el lugar e incluso se dispuso un espacio para un posible aislamiento en caso de haber algún caso sospechoso, según detalló su rectora, María Roxana Ahumada de Pacheco.

"Hemos empezado con una primera parte que es preparar el predio", dijo Ahumada de Pacheco y remarcó que también se mantuvo una reunión con los ordenanzas, que "son lo que van a tener un protagonismo especial en este regreso, porque son ellos los que se harán cargo de la parte de limpieza e higiene del establecimiento, como también controlar el ingreso de las personas y otra serie de cuidados que se deben tener".

De acuerdo con lo dispuesto por el gobierno provincial, los docentes volverán a las instituciones a partir del 3 de agosto con el objetivo de coordinar todas las actividades necesarias y poder organizar los grupos de trabajo para esta nueva y diferente etapa en la educación que se viene. Por su parte, los alumnos regresarán a las aulas a partir del 18. Se trata de los estudiantes que cursen los últimos años de los diferentes niveles.

Las escuelas santiagueñas se preparan para la vuelta a clases.