En la noche de este miércoles, el Concejo Deliberante de la localidad pampeana de Santa Isabel, en el oeste de la provincia, suspendió a la intendenta Marta Paturlanne a partir de un duro informe de la Comisión Investigadora que se había conformado para investigar irregularidades en su gestión al frente de la comuna.

Durante la suspensión por 60 días, asumirá el viceintendente Guillermo Farana, enfrentado con la intendenta desde hace tiempo, quien había sido denunciado por violencia de género por Paturlanne, aunque esa presentación fue desestimada en la Justicia.

La suspensión fue aprobada por mayoría, con cuatro votos positivos de Farana e Ivana Rodríguez del FreJuPa, y Bernardo Ocejo y Bibiana García de Cambiemos, con dos negativos de los justicialistas María Cabral y Cristian Echegaray.

Las desavenencias entre la funcionaria desplazada y el Concejo vienen desde el inicio de la gestión, en diciembre pasado, cuyos ejes principales son el problema del agua y el deficiente servicio de internet en la localidad, por los cuales los concejales habían pedidos informes que no fueron respondidos por el Ejecutivo.

Marta Paturlanne en su despacho de la intendencia (Impacto Castex)

La Comisión Investigadora, conformada el pasado 20 de octubre, la acusó de no presentar rendiciones, de haber ignorado el pedido de formar un comité de crisis por la pandemia, de hacer caso omiso a varias ordenanzas votadas en ese cuerpo, de haberse aumentado la dieta en forma unilateral y de algunas contrataciones irregulares.

La resolución del Concejo dice textualmente que “los hechos verificados revisten el carácter de transgresiones e irregularidades graves. Si continuara en funciones se colocaría en grave riesgo la integridad del patrimonio municipal. Por tal motivo sugerimos se disponga la suspensión preventiva por sesenta días”.

Por su parte, Paturlanne había dicho días pasados en declaraciones radiales que “acá está claro que no les gusta que una mujer esté al frente del Ejecutivo. Tomamos un municipio que era un desastre por los malos manejos de muchos años. Pero bueno, me quisieron investigar, por eso pusimos un contador. Saben que no me voy a llevar ni 50 centavos a mi casa”.

Además, la intendenta sancionada aseguró que ella ocupa un lugar que se ganó por el voto popular y por sus años de militancia. “La gente me conoce, conoció a mis padres, yo vengo militando desde mi época de estudiante. Así me instalé y sigo haciendo mi tarea en este pueblo que es mi lugar en el mundo”, concluyó.