Sin que el aumento de casos positivos de Covid-19 en La Pampa resienta la infraestructura de Salud disponible para la internación, la cantidad de personas aisladas entre positivos, contactos estrechos o contactos de contactos, cercana a los 10 mil, hace que se presenten dificultades para los equipos sanitarios encargados del seguimiento.

Esto fue reconocido por el ministro de Salud del Gobierno de La Pampa, Mario Kohan, quien, entrevistado por el canal CPEtv, admitió que "ha crecido mucho el número, tenemos una cantidad enorme de trabajo y estamos haciendo el mejor esfuerzo. Nosotros queremos tener un seguimiento, estamos ajustando eso. Estamos con dificultades", manifestó.

"Las herramientas se siguen perfeccionando. Incorporamos más teléfonos y más gente llamando al teléfono", detalló el ministro, "pero les pido a los ciudadanos que no pueden, que intenten comunicarse con nosotros", completó.

Y para ejemplificar el perfeccionamiento del seguimiento según un orden de prioridades, dijo que "el señor que es positivo, a veces no es necesario ir a verlo. Simplemente con estar en contacto telefónico o con una aplicación, a la que tenemos que darle más vida, es suficiente. El paciente puede poner en esa aplicación un código verde, no hace falta llamarlo, amarillo, lo llamamos, o rojo, le mandamos un médico para ver si sigue en el domicilio o tiene que ir a otro dispositivo de internación", explicó.

"Si la comunidad no acompaña, por más protocolos o informes que uno dé, esto va a ir de mal en peor", aseguró el ministro (Vía Santa Rosa)

Por otro lado, Kohan dijo que "llegamos a octubre dignamente, bien, y estamos sufriendo ahora los impactos que inevitablemente íbamos a tener. Si la comunidad no acompaña, por más protocolos o informes que uno dé, esto va a ir de mal en peor", conjeturó.

En una entrevista realizada hace unos días con El Diario, el ministro había afirmado que el sistema de Salud está lejos del colapso y que el solo el 30% de los respiradores disponibles en la provincia están ocupados con pacientes, aunque admitió que el mayor problema es la cantidad de contagios y la sobrecarga de trabajo sobre el recurso humano de Salud.

Por último, en relación a las quejas de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) sobre precarización laboral de los agentes sanitarios, aseguró que "no podemos hablar de precarización. Si me dicen que hay convenios o contratos superadores, no lo voy a discutir. Pero nuestros trabajadores tienen diferentes modalidades contractuales. Siempre pedimos cargos y hay que esperar al presupuesto del año próximo para que se otorguen y puedan ingresar", concluyó.