El pasado 11 de julio, el vecino de Macachín Ismael Gómez, un jubilado de 69 años de edad, desapareció de los lugares que frecuentaba y desde entonces era buscado por personal policial y de bomberos utilizando perros adiestrados, parapentes y aviones. Las autoridades habían ofrecido una recompensa de 500 mil pesos para quien pudiera dar pistas de su paradero.

Este lunes, tres chicos de 12, 13 y 15 años de edad encontraron el cuerpo mientras estaban "cazando pajaritos". Al relatar el episodio, sus padres primero no les creyeron pero luego verificaron que se trataba de un cadáver y llamaron a la policía.

El vecino era buscado desde hacía dos meses (El Diario)

Los investigadores pudieron confirmar, este jueves, que el cuerpo es el de Gómez, hallado en un campo situado al oeste de la localidad, entre unos médanos rodeados de árboles y en línea recta desde su casa, a no más de mil metros de distancia.

"Lo reconoció el hijo", le dijo una fuente policial a El Diario, asegurando que "no hay indicios de una muerte violenta", y que "está en el lugar desde el día de su desaparición".

"El cuerpo quedó muy dañado por los animales carroñeros. Entre hoy y mañana (por el miércoles y el jueves) se van a terminar de levantar todas las partes (sic) y el viernes se realizará la autopsia correspondiente", explicaron las fuentes.

Los investigadores pudieron confirmar que los restos encontrados corresponden a Gómez (El Diario)

Trabajó en el lugar el médico patólogo Juan Carlos Toulousse junto a personal de la Agencia de Investigación Científica a cargo del fiscal Oscar Cazenave, que cercó el lote donde se encontró el cuerpo y retomó este miércoles la investigación.

Un equipo de la Oficina de Asistencia a la Víctima y el Testigo del Ministerio Público Fiscal, que comanda Ignacio Dalgalarrondo, se ocupó del abordaje de la familia del fallecido, entre ellos el hijo, Adrián Gómez, y de los chicos que encontraron los restos.