La laguna Juan de Garay de Santo Tomé también sufre las consecuencias de la extensa sequía que azota a Santa Fe y la región, sumado a la bajante histórica del río Paraná. Como consecuencia de la falta de agua, un grupo de voluntarios tuvo que rescatar varias tortugas que quedaron atrapadas en el barro.

Desde Mesa Territorial Ambiental, habían abierto una convocatoria para que todos los que pudieran se sumaran a este rescate con botas, baldes y agua. A través de las redes sociales de las personas que se involucraron, se vio en detalle como fue el procedimiento de rescate y devolución de los animales encontrados.

Así fue el rescate de tortugas en la laguna Bedetti. Foto: @veronica.lobo.14

Verónica Lobos fue una de las voluntarias que se acercó a la exlaguna Bedetti. “Las condiciones del suelo son bastante inestables, parece firme, pero es barroso”, detallan en los videos de las redes sociales.

“A medida que te vas alejando de los bordes, te vas enterrando”, detalla Verónica que muestra como su compañero logró llegar al pequeño ojo de agua que quedó. El objetivo fue rescatar a los animales que seguían en el lugar para luego liberarlos en el río.

Javier Maillao detalló que en el camino se tomó con muchos caparazones de tortugas bebés muertas. A pesar de las complicaciones que representó el barro, luego de mucho excavar, lograron rescatar a varias tortugas: para salir del lugar se tuvieron que arrastrar por el barro que llega hasta la cintura.

Una tarea maratónica fue la que realizaron los voluntarios que compartieron también parte de la liberación de las tortugas. Este triste panorama no solo se ve en Santo Tomé, en Laguna Paiva también se vió la sequía en su ojo de agua y el panorama no es alentador en la provincia.