La creación de una comisión de seguimiento del Ministerio Público de la Acusación (MPA) se frenó a pocos días de la aprobación del proyecto en el Senado de Santa Fe. El radical Felipe Michlig descartó este lunes la participación de representantes de su bloque y ya se habían bajado los cuatro legisladores oficialistas.

En paralelo con la crítica de fiscales por la apertura de un “organismo judicial paralelo” mediante la resolución de la Cámara alta, el dirigente del departamento San Cristóbal aseguró que van a “esperar” y dialogar sobre el tema. Así reconoció que no leyeron en detalle la propuesta aprobada a solicitud de su par Rubén Pirola, aliado del sanlorencino Armando Traferri.

El “Pipi” es uno de los protagonistas vinculados a la cuestión a partir de la investigación en Rosario que lo señala como uno de los organizadores de una red de juego ilegal en la región. La causa que tomó estado público el año pasado marcó la ruptura con la administración de Omar Perotti después de conflictos anteriores.

“No estamos de acuerdo con la resolución votada. Es ilegal e inconstitucional. Además, viola la independencia de poderes, es decir, perjudica el accionar de otro poder del Estado”, afirmó al mediodía Roberto Sukerman, ministro de Gobierno, Justicia, Derechos Humanos y Diversidad.

El exconcejal rosarino argumentó que “ya existen los mecanismos legales para auditar la labor de los fiscales” y ratificó que la Casa Gris está “en contra del archivo de la causa que investiga el juego clandestino” en la provincia. En ese sentido, propuso: “Todos y todas los que somos funcionarios públicos debemos responder ante las requisitorias del Poder Judicial, sin privilegios”.