En paralelo con el reciente aumento de contagios en la ciudad, el Hospital José María Cullen reconvirtió dos salas de pacientes con coronavirus para recibir a personas con otras patologías. Las autoridades advierten que la caída de ingresos por COVID-19 no generó mayor disponibilidad de camas.

//Mirá también: Santa Fe ya puede comprar vacunas contra el coronavirus sin depender de Nación

Desde el nosocomio confirmaron que esta semana recibieron menos pacientes en el área de cuidados generales con la nueva enfermedad. Sin embargo, se incrementaron las internaciones por motivos diferentes, de modo que se redefinió el uso de las instalaciones en el marco de la pandemia.

El director Juan Pablo Poletti señaló que la cantidad de personas que entraron con coronavirus se mantuvo en un “nivel tolerable o administrable”. Actualmente decidieron dar un paso atrás en la ampliación de los sectores exclusivos para COVID-19, la cual sólo excluía a maternidad y neonatología.

//Mirá también: Indican que subieron los casos de coronavirus en Santa Fe por los festejos de Colón

“Ayer teníamos una sola cama libre en el área de mujeres”, comentó el funcionario ante la consulta de LT10. Así describió la alta demanda para tratar patologías no vinculadas directamente con la pandemia.

El director del Cullen consideró que el aumento de internaciones no relacionadas con el coronavirus se debe a que “la ciudad se empieza a movilizar y aparecen también las patologías clínicas, cardíacas”.

Estamos alertas para que no nos superen las dos cosas”, aseguró Poletti sobre el manejo del hospital. Al respecto, precisó que desde hace un mes y medio se viene trabajando con una ocupación de entre 95 y 100 por ciento en terapia intensiva, aunque aclaró que se trata de un proceso “muy dinámico”.