La victoria de Colón sobre Independiente para llegar a la final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol tuvo consecuencias tan preocupantes como previsibles. Hinchas sabaleros salieron a festejar en Santa Fe a pesar de las restricciones sanitarias y el gobernador Omar Perotti cuestionó la conducta.

Las caravanas de autos y aglomeraciones rojinegras en las calles quedaron registradas en varios videos publicados este lunes por la noche. En uno de los casos incluso se pudo ver un operativo policial con disparos al aire para dispersar a quienes celebraban el triunfo del equipo en San Juan.

Perotti se mostró preocupado por lo ocurrido en medio de la crítica situación sanitaria por el coronavirus, ya que no está permitida la circulación vehicular nocturna ni mucho menos las reuniones. “Después de esos festejos, cada uno lleva los contagios a sus casas. Primero se hacen mal ellos”, advirtió.

El gobernador llegó a comparar el caso de Colón con el de la celebración de fanáticos de Central tras la victoria en el clásico ante Newell’s y admitió: “Son cosas que cuesta analizar”. Al disputarse los partidos sin público, consideró que surge un “deseo que es mezcla de pasión, hartazgo, cansancio y lleva a expresarse de esa manera”.

Más allá de contemplar que la actitud de los hinchas “supera cualquier instancia de racionalidad”, enfatizó que “no corresponde” violar las restricciones sanitarias. De cara al próximo partido del Sabalero ante Racing, anticipó que “tomarán recaudos de acá al viernes” para prevenir nuevas aglomeraciones.