La ministra de Educación, Adriana Cantero, anunció que apunta a un sistema “bimodal” para el regreso a las clases este año, combinando la presencialidad con la virtualidad tanto en alumnos de primaria como de secundaria. Los gremios pusieron en duda este plan.

“No hay diálogo oficial, institucional ni público que garantice una discusión seria para instrumentar la vuelta a clases, que no es ‘vuelta sí o vuelta no’. No queremos esa grieta”, dijo el secretario de Amsafe Rosario, Gustavo Teres.

En diálogo con LT8, señaló que “ni la educación ni la salud pueden subordinarse a un calendario electoral”, y por eso pidió priorizar la salud. Además consideró que la vacuna (que en teoría tendrían colocadas todos los docentes antes de iniciar el ciclo lectivo) “no es la solución a todos los problemas sanitarios”.

“Hay que garantizar las condiciones de bioseguridad para las familias, los docentes, los equipos directivos y el personal administrativo. No queremos que pase lo de Israel, Alemania o Inglaterra, donde tras el regreso a clases tuvieron que retroceder y, en algunos casos, con tremenda cantidad de contagios”, manifestó.

En este sentido, pidió “establecer una discusión seria” en la que se escuche la visión de los especialistas sanitarios y también de los docentes para poner en claro cómo será la modalidad de regreso a clases.

Hay que determinar si se van a organizar grupos reducidos o si se va a resolver el problema de miles y miles de chicos que no tienen clases. Cuando el Ministerio (de Educación) anunció el proceso de revinculación de unos 10 mil chicos, resultó que el 90 por ciento de ellos se conectaron dos o tres veces, por lo que no se puede decir que se revincularon. Y el Gobierno se desentendió”, recordó.

Además pidió que el Gobierno invierta lo necesario para la salubridad y sanitización. “No hay que olvidarse que en diciembre, un 30 por ciento de escuelas que no podían volver a funcionar ni en condiciones normales (no de pandemia)”, sentenció.