Luego de dar positivo por coronavirus en Japón, Germán Chiaraviglio compartió su dolor por quedarse afuera de los Juegos Olímpicos y aseguró: “Vivir esto muy difícil, pero también pasará”. En los tres días anteriores había estado aislado preventivamente por los resultados de los test rápidos.

//Mirá también: Germán Chiaraviglio se contagió coronavirus y se perderá los Juegos Olímpicos

A través de un mensaje publicado este jueves en redes sociales, el santafesino reveló que las complicaciones por el protocolo sanitario comenzaron ni bien arribó a Japón. “Desde que llegué a la villa olímpica, nunca llegué a disfrutarla”, se lamentó.

El personal sanitario realizaba test rápidos todos los días y luego se aplicaba el aislamiento preventivo.@gerchiara | Instagram

Cada vez que tenía que entrenar, la muestra de saliva daba positivo por COVID-19. En ese momento el santafesino tenía que aislarse y esperar 3 horas al resultado de una prueba PCR. Ese segundo examen daba negativo y así le permitían retomar su rutina, pero la historia cambió este miércoles.

//Mirá también: Germán Chiaraviglio se quedó con el oro en el Sudamericano de Ecuador

“Eso sucedió tres días seguidos. A esa altura ya me costaba dormir y vivía sabiendo que al otro día a la mañana me iban a llamar”, explicó Chiaraviglio mediante la publicación online. Cuando le avisaron que el hisopado indicaba que tenía coronavirus, “todo se terminó”.

Golpeado y aislado

El atleta de 34 años se encuentra aislado en un hotel de Tokio a la espera de recibir el alta para volver a Argentina. Mientras tanto, comentó: “Es muy duro de procesar algo así, seguramente me lleve mucho tiempo. Sabíamos que estos Juegos Olímpicos eran distintos y con reglas diferentes y acá estoy, me toco a mí”.

El santafesino quedó en cuarentena a la espera del alta.@gerchiara | Instagram

El objetivo principal es cuidar mi salud”, concluyó el santafesino en medio de la desazón por perderse la competencia de salto con garrocha. De esta manera se frustró su tercera participación en el evento deportivo después de haber alcanzado la final en Río de Janeiro 2016.