La realidad supera a la ficción, se dice en muchas oportunidades y esto ocurrió en un robo que tuvo como escenario a un club de Santa Fe: una mujer embarazada ingresó al establecimiento para delinquir, pero al querer irse quedó atrapada en las rejas de una ventana del lugar. Personal de bomberos tuvieron que auxiliarla.

//Mirá también: Una vecina de Rosario ingresó a la casa de un acusado de abuso y rescató a una joven

El episodio se produjo el lunes ceca de la 1 de la madrugada cuando uno de los trabajadores de seguridad del club Querandí escuchó ruidos en la parte de atrás del establecimiento. Al ir a ver que sucedía se encontró con esta insólita postal: una mujer embarazada “encajada” entre las rejas pidiendo ayuda para poder liberarse, detalla El Litoral.

Como no pudo liberarla, pidió la colaboración de una ambulancia y los Bomberos Zapadores. Fueron estos quienes cortaron la reja y liberaron a la joven de 27 años que terminó siendo derivada al Hospital Cullen para ser asistida y quedó en calidad de aprehendida ya que se inició una causa por robo y está a cargo de la fiscal María Laura Martínez.

No hay nadie adentro, se fue corriendo”, se la escucha decir a la mujer que se muestra preocupada por el estado de su embarazo. La Fiscal confirmó a Cadena3 que la mujer embarazada fue liberada ya que no tenía antecedentes penales y el delito no se había concretado.

Involucrados en el robo al Instituto Superior de Educación Física

Lamentablemente esta no es la primera vez que ladrones ingresan al ISEF, en las últimas semanas están siendo blanco de los delincuentes. Según contó su directora Patricia Frausin “a la mujer la dejaron sus dos ‘compañeros’ que se llevaron nuestras cosas” y se lamentó: “La leyes están hechas para esta gente. A nosotros se nos ríen en la cara”.

//Mirá también: Una familia santafesina completa murió por coronavirus en una semana

En cuanto a que se llevaron, Frausin detalló: “Nos robaron dos computadoras de Secretaría. El scanner que estaba al lado y todo el equipamiento como mouse, teclados. También se llevaron dos notebooks que estaban en un armario”. Pero los delincuentes además destrozaron el lugar.

Rompieron vidrios, forzaron cajones y armarios. Como nos sacaron las rejas tuvimos que poner más barrotes y pusimos un pizarrón para tapar la falta de vidrios”, detalló la directora del Instituto Superior de Educación Física.