El Ministerio Público de la Acusación (MPA) imputó este lunes a una pareja de entrenadores de triatlón por abuso sexual. Según consta en la investigación sobre lo ocurrido en San José del Rincón, los sospechosos agredieron al menos a cinco jóvenes y cuatro son menores de edad.

//Mirá también: Imputaron a un entrenador de Venado Tuerto por violar a niñas y adolescentes

La causa involucra a un hombre de 42 años y una mujer de 30. El fiscal Matías Broggi advirtió que pudo haber más víctimas de acuerdo a la evidencia recabada desde que comenzaron a analizar las primeras denuncias.

En caso de que se sostenga la calificación legal propuesta por el funcionario, la pareja detenida puede recibir una pena de entre 8 y 50 años de cárcel. Por lo pronto, el MPA anunció que este jueves solicitará la prisión preventiva de ambos para continuar con la pesquisa.

//Mirá también: Pidieron 20 años de prisión para un hombre acusado de abusar de sus nietas

En tres casos el entrenador identificado por sus iniciales como W. D. S. R. fue señalado como autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser encargado de la educación y la participación de dos personas. También se le atribuyó la promoción a la corrupción de menores.

En estos tres casos, el rinconense además fue considerado cómplice necesario por abuso sexual gravemente ultrajante agravado. En relación a las demás víctimas lo acusaron de abuso sexual simple agravado.

Respecto de la mujer arrestada, Broggi consideró que S. N. A. estuvo involucrada en cuatro de los cinco casos que se investigan. En dos de ellos se la identificó como cómplice de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado y promoción a la corrupción de menores agravada, y como autora del delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado.

“Los imputados les decían a las víctimas que ‘todas las chicas lo hacían’ y lograron una naturalización de los abusos que tiene entidad suficiente para alterar su libre y progresivo desarrollo de la sexualidad”, indicó el fiscal.

Según la acusación, los abusos comenzaron en 2010 y en algunos casos se prolongaron hasta 2018. Las jóvenes tenían entre 11 y 16 años cuando ocurrieron. Broggi añadió que la pareja tuvo grados de participación diferentes en cada caso pero actuaban “simultáneamente”.