Dos días después de la declaración mundial de la pandemia de coronavirus, el Gobierno provincial lanzó una línea telefónica gratuita para asesorar a la población. Desde entonces el servicio se fue ampliando y en la segunda ola aumentaron las consultas al 0800 sobre salud mental. La asistencia va mucho más allá de lo que tiene que ver estrictamente con la enfermedad.

//Mirá también: “Todos vamos a tener problemas de salud mental porque estamos en pandemia”, sostuvo Carla Vizzotti

Desde la cartera sanitaria informaron que actualmente reciben un promedio de más de 100 llamados mensuales. Así como el año pasado la prioridad era atender a las personas de mayor edad, las más afectadas por el aislamiento preventivo, en la segunda ola se registra un porcentaje importante de adultos jóvenes.

El equipo de profesionales que recibe las consultas se fortaleció y se modificó el abordaje una vez que terminó la cuarentena y empezaron a regir las nuevas medidas de convivencia. “Si bien ya sabemos más del virus, la incertidumbre continúa y se hicieron mucho más presentes las pérdidas”, señaló la directora provincial de Salud Mental, Celina Pocchetino.

//Mirá también: Santa Fe alcanzó la mayor tasa de recuperación de casos de coronavirus

No sólo hay quienes buscan por teléfono ayuda para afrontar el duelo ante una muerte en medio de la pandemia. La funcionaria remarcó que el abanico es amplio y el 0800-555-6549 es una vía más para abordar desde el miedo al COVID-19 hasta los problemas para dormir y las múltiples consecuencias de la crisis socioeconómica.

Más consultas de personas más jóvenes

El sistema que depende de la cartera sanitaria apunta a brindarle acompañamiento a cualquiera que lo requiera con una precaución importante en cuanto al temor de tener una enfermedad. “Cuando alguien se siente abrumado o angustiado porque atraviesa un mal momento, tratamos de no alentar la patologización”, indicó la psicóloga.

De acuerdo a los registros oficiales, el 40% de las consultas en junio fueron hechas por personas de entre 40 y 60 años que no habían tenido tratamiento previo en salud mental. Si bien a nivel general el servicio ha dado paso a buenas experiencias, desde el ministerio remarcan que el acompañamiento presencial “no es sustituible”. El 25% de las llamadas se articulan con equipos de seguimiento territorial en toda la provincial como parte de la estrategia para darle continuidad a la asistencia.

“La pandemia nos obliga al distanciamiento físico y estamos ante una paradoja. Las cuestiones de salud mental tienen que ver con la cercanía, los lazos sociales. Lo virtual no deja de ser un obstáculo, son medidas complementarias. Tenemos que inventar modos de cercanía”, afirmó Pochettino.

Cuidar a quienes cuidan

El equipo que se dedica a recibir consultas sobre cuestiones psicológicas en el 0800 está integrado por una decena de profesionales. Junto con esta labor para hacer frente a la pandemia, la Provincia también acompaña al personal de hospitales y centros de salud para paliar el impacto de una demanda de atención médica tan alta como sostenida.

“Les toca vivir situaciones muy críticas al confrontar en lo cotidiano con la pérdida y ritmos de trabajo muy agobiantes”, comentó Pochettino sobre el día a día de quienes reciben a pacientes con COVID-19.

En este sentido, las restricciones también obligó a la Provincia a tomar caminos complementarios cuando la presencialidad implica mayor riesgo frente al coronavirus. Así decidieron organizar pequeños encuentros grupales por videollamada para contener y asistir al personal de salud. En esta instancia también buscan compartir estrategias de cuidado para relacionarse no sólo con las personas enfermas sino también con sus familias.