El presidente Alberto Fernández anunció este miércoles la construcción de un acueducto biprovincial para Córdoba y Santa Fe. Los gobernadores Omar Perotti y Juan Schiaretti participaron de la presentación por videoconferencia y destacaron el financiamiento a través del Fondo Soberano de Kuwait para iniciar una inversión total de 250 millones de dólares.

"Estamos dando una solución que lleva bastante tiempo discutiéndose y la podemos poner en marcha porque existe la voluntad política de todos nosotros que esto se haga", subrayó el jefe de Estado sobre el proyecto que cuenta al Ejecutivo nacional como garante para el acceso a los créditos.

El primer mandatario acotó que hubiera sido "muy difícil" poner en marcha la iniciativa sin el acuerdo para contar con capital árabe y expresó su "gratitud sincera en nombre del pueblo argentino" por esa ayuda. Sobre el impacto de la obra, consideró que se trata de una "solución para argentinos" más allá de la jurisdicción provincial y representa "un paso más para reconstruir" el país.

Fernández fue el último en hablar luego de la introducción a cargo del secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Béliz, y el embajador Abdullah Ali Alyahya. Sobre el cierre se confirmó que las provincias desembolsarán 50 millones de dólares sobre el presupuesto total, mientras que los segundos 100 millones serán un aporte de otros países árabes.

A continuación, Perotti aprovechó para recordar que Santa Fe viene recibiendo financiamiento de Kuwait "sin interrupciones" desde los 90, cuando el actual senador nacional Carlos Reutemann gestionó los primeros préstamos desde la Casa Gris. En cuanto al proyecto, anticipó que "será el inicio de una relación mucho más fructífera en los próximos años" con dicho gobierno.

La iniciativa contempla instalar una toma sobre el río Paraná a la altura de Coronda, la cual estará conectada hacia el oeste con una planta potabilizadora en San Francisco. El plan en dos etapas abarca a una zona con 65 localidades de ambas provincias y alrededor de 500 mil habitantes​ con la posibilidad de llegar hasta el área metropolitana de la capital mediterránea.

A su turno, Schiaretti se mostró agradecido por la posibilidad de que el acueducto se conecte a otro que atraviesa la provincia desde el noreste hasta el sudeste. "Es central pensando en el futuro, significa garantizarnos el abastecimiento en las próximas décadas", sintetizó.

El gobernador recordó que uno de los problemas en el este, además de la escasez de agua, es la alta cantidad de arsénico de la misma. Además de resolver esa cuestión y cubrir el suministro lejos de la red de diques del cordón serrano, el proyecto contempla una segunda etapa para extender la conexión hasta llegar al Gran Córdoba.