La manifestación en Avellaneda se realizó tras el fracaso de una nueva audiencia por el reclamo de aumento.


A punto de cumplirse el segundo mes de huelga, trabajadores de la Algodonera Avellaneda intensificaron el plan de lucha y este viernes fueron a protestar a las casas de directivos del grupo Vicentin. El conflicto se sostiene en paralelo con el concurso preventivo de acreedores de la agroexportadora tras el fallido intento de intervención del Gobierno nacional.

La caravana abarcó también Reconquista e incluyó manifestaciones frente a la vivienda del senador departamental Orfilio Marcón. A “Chacho” le cuestionan su apoyo hacia el directorio actual en rechazo al desembarco estatal mientras el personal de la empresa reclama un aumento salarial desde junio.

Al margen de la situación del dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR), los trabajadores apuntaron principalmente contra los dueños de Vicentin. Así fueron hacia el domicilio del CEO Sergio Nardelli y también a la casa de Alberto Padoán, expresidente de la Bolsa de Comercio Rosario (BCR) y uno de los principales accionistas.

La situación de la algodonera está formalmente al margen del conflicto legal en torno al default multimillonario de Vicentin y el proceso que se inició en los Tribunales del departamento General Obligado. Desde entonces hubo varias audiencias ante el Ministerio de Trabajo de Santa Fe sin avances para llegar a un acuerdo entre las partes.




Comentarios