El total de habitantes en cuarentena se elevó debido a las medidas para frenar brotes en tres localidades.


De una semana a otra en la fase distanciamiento social, preventivo y obligatorio, la cantidad de nuevos casos de coronavirus en Santa Fe casi se multiplicó por seis a raíz de brotes en tres localidades diferentes. Este domingo el Gobierno provincial confirmó la suspensión de actividades de un frigorífico de Hughes y detalló que hay 324 personas en aislamiento para evitar la propagación de la enfermedad.

El Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia confirmó que empezaron a monitorear la situación en la planta de Black Bamboo, unos 140 kilómetros al sudoeste de Rosario, y verificaron que un empleado estaba infectado. El operario oriundo de la vecina localidad de Wheelwright trabajaba en el armado de cajas y quedó en cuarentena al igual que otros 19 compañeros.

El secretario de Agroalimentos, Jorge Torelli, confirmó que serán las autoridades sanitarias las encargadas de definir cuándo puede volver a funcionar el establecimiento. Todo depende de la evaluación de riesgo en inmediaciones del pueblo de Carreras, donde vive el primer paciente con COVID-19 al que se vinculan los casos posteriores.

El secretario de Salud, Jorge Prieto, explicó este domingo que la comuna del departamento General López es uno de los lugares en donde se realiza un seguimiento diario a través de la línea 0800-555-6549 para controlar el cumplimiento del aislamiento. En esa situación se encuentran 136 habitantes del nodo Reconquista, el que reúne la mayor cantidad seguido por Venado Tuerto (69), Santa Fe (51), Rafaela (43) y Rosario (25).




Comentarios