La revisión de más de un centenar de decretos firmados por el exgobernador Miguel Lifschitz desde junio puso en alerta este miércoles a gremios educativos. La preocupación asomó a partir de la suspensión de docentes designados sin concurso en Santa Fe, algo que voceros de la Casa Gris apuntaron como fruto de posibles "irregularidades".

Por la misma vía legal, el actual mandatario Omar Perotti dispuso la semana pasada la creación de una comisión dependiente del Ministerio de Gestión Pública. Así, la cartera que conduce Rubén Michlig buscará despejar las dudas sobre "cargos vacantes en planta permanente, temporaria y contratada y horas de cátedra" asignadas por sus antecesores".

En los considerandos del decreto 89 firmado el día en que asumió al frente del Ejecutivo, el rafaelino se refirió a la existencia de "numerosos actos y contratos emanados de la anterior administración que podrían además ostentar vicios de ilegitimidad en sus elementos constitutivos". En el caso de los maestros se refiere incluso a descartar que haya "personas que carezcan del título docente" y dispone que no se lancen nuevas convocatorias.

En diálogo con LT8, el secretario de Amsafe Rosario, Gustavo Terés, advirtió que el Ministerio de Educación provincial no ha brindado "ninguna respuesta concreta" de parte de su titular Adriana Cantero. Frente a ese escenario, planteó que la suspensión genera "malestrar" y "zozobra" entre los docentes.