El episodio se dio en el marco de una discusión de tránsito.


Un episodio de extrema violencia ocurrió el último lunes en Avenida Freyre y Santiago del Estero. Un policía vestido de civil y un taxista protagonizaron una discusión que terminó con un brutal ataque del agente al chofer. Lo golpeó con un palo, lo atropelló y lo arrastró una cuadra.

Según el sitio Aire de Santa Fe, el hecho ocurrió cuando el efectivo, en su auto Fiat Uno rojo, intentó pasar al taxista Marcos Perino por calle Freyre, a la altura de Santiago del Estero. Le hizo seña de luces para que le diera lugar pero no había más espacio en la calle.

Policía agredió salvajemente a un taxista en Santa Fe. (Aire de Santa Fe)

En el semáforo se volvieron a encontrar y allí el chofer le dijo que “baja los decibeles”. Inmediatamente ambos se bajaron de los vehículos. En ese momento, el oficial intentó golpear al taxista con un objeto contundente pero no pudo. Probó de nuevo y lo impactó de lleno en la cabeza. 

Me bajé para pedirle los datos, me golpeó y vomité sangre. Me incorporé rápidamente porque se quería ir y me puse delante del auto”, narró el taxista. En lugar de calmarse, el agente no dudo en acelerar el auto y arrastrarlo a lo largo de una cuadra.

El policía no paró hasta que un auto interrumpió su paso. Ya estaban casi a 200 metros del lugar donde comenzó el conflicto. Allí, el taxista malherido, estacionó su auto y fue en busca de los datos de su agresor.

Minutos después el conductor fue remitido al Hospital José María Cullen y después al Iturraspe donde constataron que tenía la mandíbula quebrada. “Los médicos me dijeron que si el golpe era un centímetro más arriba, no contaba la historia”, recordó Perino.

Lo cierto es que el taxista radicó la denuncia en la comisaría, donde reclamó “mala atención” de parte de los efectivos y un trato “privilegiado” hacia el agresor. “No me mató porque no le salió bien. Como mínimo lo tienen que imputar por doble intento de homicidio porque con el palazo que me dio y por cómo me arrastró casi me mata dos veces, sinceramente sentí que me moría”, contó.

Tras la brutal agresión, Perino tiene puntos en el costado de la mandíbula y en la pera. “Ahora tiene que esperar 15 días para que lo operen, le tienen que sacar toda la dentadura de l parte de abajo”, contó un compañero de la víctima.

El policía era imputado este miércoles en los Tribunales provinciales. En la audiencia, el abogado defensor del policía confirmó que utilizó un objeto contundente para golpear al taxista pero afirmó que lo hizo para proteger su vehículo porque el otro hombre lo estaba golpeado.




Comentarios