Se trata de Marcos Toledo, quien está detenido con prisión preventiva. El juez de Cámara rechazó el pedido de excarcelación de la defensa.


Marcos Toledo, único imputado por el crimen del parrillero Horacio Borda, finalmente seguirá detenido hasta el inicio del juicio luego de que el juez de Cámara le negara la excarcelación, pedida por la defensa.

La resolución fue tomada por el magistrado Roberto Prieu Mantaras, quien rechazó los planteos de Ignacio Alfonso Garrone, abogado defensor del imputado. De esta manera, confirmó el primer fallo que dejó detenido a Toledo el 24 de abril pasado, por orden del juez Nicolás Falkenberg, de primera instancia.

Vale recordar que el hecho que se le endilga a Toledo ocurrió el 29 de marzo pasado. Según la Fiscalía, cuatro sujetos llegaron en una camioneta a una parrila del norte de la ciudad que era propiedad de Horacio Borda.

Con caños en mano, increparon a un comensal que se encontraba -acompañado de otros dos chicos- en ese entonces dentro de la parrilla. Ambos grupos iniciaron una pelea que concluyó con el dueño del local golpeado en su cabeza y tendido en el suelo, en estado inconsciente.

La víctima fue remitido al hospital Cullen y luego de cuatro meses de agonía, falleció producto de las secuelas de los golpes sufridos aquella noche en el marco de una pelea entre dos facciones de punteros políticos.

A la hora de explicar el fallo, el juez alzada, señaló que la teoría de la defensa de Toledo, cuyó planteo se basó en la inexistencia de elementos de cargo que demostraran la presencia y/o autoría de su defendido en el hecho endilgado, “se fisuró de forma tal que ante las evidencias se hizo insostenible, al haberse acreditado primariamente, tanto que su defendido estuvo presente, como que fue quién golpeó a Horacio Borda“.

Según Prieu Mántaras, de los que ingresaron al local “dos se deben descartar como los agresores de Borda, Toledo (padre) y otro más, quedando solo dos como probables autores del golpe que recibió el parrillero”. En esa línea, valoró lo manifestado por la esposa de la víctima, que atribuyó la autoría al imputado.

Por otro lado, precisó que el incidente en el comedor lo inició el padre del imputado, quien sujetó a Borda hasta que recibió el golpe. “Fue justamente el padre del imputado, lo que acrecienta aún más la probabilidad de que Marcos Toledo sea quién acudiera en ayuda de su padre y para ello golpeara a la persona que lo sostenía”, destacó el magistrado.





Comentarios