"Hay que tener cuidado de quién se pone al mando de la policía", criticó la ministra de Seguridad y el gobernador le retrucó: "Le recuerdo que el jefe de la Federal está preso por narcotráfico".


La detención del ex jefe de Inteligencia de Drogas Peligrosas, Alejandro Druetta, acusado por liderar una banda narco, disparó un fuerte cruce político entre la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el gobernador, Miguel Lifschitz.

Bullrich llegó a Rosario para el cierre de campaña del candidato a gobernador por Cambiemos, José Corral, y lo hizo anunciando el arresto de Druetta por parte de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

En conferencia de prensa, la funcionaria macrista señaló que el denominado “comando unificado” entre fuerzas federales y provinciales que se había planteado para combatir la inseguridad en Santa Fe no estaba arrojando los mejores resultados debido a las “filtraciones”.

“La llegada de fuerzas federales debía estar acompañada por mayor formación y un combate a la corrupción policial en la policía provincial, pero si tenés tantos agentes vinculados al narcotráfico pasan estas cosas”, disparó Bullrich y en este marco agregó que Druetta “era uno de los que aparecía como más confiable, pero al final estaba del lado de los delincuentes”.

“El delincuente es delincuente y el policía es policía. Por eso hay que tener cuidado de quién se pone al mando. El gobierno socialista tuvo una mirada zaffaroniana de la seguridad”, disparó la ministra.

Para Lifschitz esta detención, a pocos días de las elecciones generales, no fue casual. “Druetta ya estaba apartado de la fuerza desde hacía un año porque ya conocíamos la investigación. Si ya estaba procesado, no entendemos por qué se lo detiene ahora y no en su momento”, analizó y recordó que un arresto similar se produjo en la previa a los comicios internos.

“Si la ministra hace política con la seguridad, puedo recordarle la detención del jefe de la policía federal de Santa Fe, que tenía droga dentro de la Jefatura, o el prefecto detenido por el crimen de Rafael Nahuel”, enumeró el mandatario provincial y añadió que todas las jurisdicciones tienen casos de este tipo.

“La diferencia está en que nosotros tenemos un sistema judicial independiente, al que promovimos con las reformas penales, y por el que hoy tenemos a más de 500 policías exonerados”, manifestó Lifschitz.






Comentarios