Después de dos años de investigación la Policía Federal logró desarticular una organización que vendían autopartes robadas a las que les adulteraban el número de registro. El mercado de los respuestas estaba en San Rafael y Buenos Aires.

En cinco allanamientos en San Rafael y otros tres en las localidades bonaerenses de Morón y San Martín, la justicia dio con 21 personas quedaron afectadas a la causa. Además la Policía secuestró más de dos millones de autopartes, cientos de chasis, un camión, siete vehículos con pedido de secuestro, entre ellos un auto antiguo de colección y demás elementos de interés para la causa.

La investigación, a cargo de la División Investigación de Delitos Contra el Automotor de la PFA, surgió a raíz de dos detenciones realizadas en Buenos Aires en 2018, cuando el personal policial interceptó a dos personas que, de manera sospechosa, transportaban un vehículo para ingresarlo en un depósito.

Tras inspeccionar el rodado los agentes comprobaron que provenía de Mendoza y había sido denunciado como robado en la localidad bonaerense de El Palomar. Además, los trabajadores de la fuerza federal identificaron que el vehículo tenía las numeraciones registrales del motor y chasis adulteradas, lo que daba la pauta de que el objetivo de quienes tenían el auto era venderlo de manera ilegal.

Posteriormente, las pesquisas efectuadas por la Fiscalía Criminal y Correccional Nº 21 a cargo del Carlos Alberto Vasser junto con las tareas de campo llevadas a cabo por los miembros de la fuerza, establecieron que aquellas dos detenciones tenían relación con una red de transporte de automóviles: éstos eran trasladados en camiones de carga desde Buenos Aires hacia distintos comercios de compra y venta ubicados en la ciudad de San Rafael.

En cinco operativos en San Rafael y otros tres en Morón y San Martín en Buenos Aires, la PFA incautó millones de repuestos adulterados. Foto Policía Federal

Tras la extensa investigación y con el total de las pruebas acumuladas, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 47, a cargo de la Dra. Paula González, ordenó realizar los allanamientos en San Rafael y Morón y San Martín en Buenos Aires.

Los involucrados, junto con los elementos secuestrados, quedaron a disposición del magistrado interventor.