Las rutas 180 (desde El Nihuil hacia Rincón de los Sauces) y 40 (desde Bardas Blancas a Ranquil Norte), aún no están terminadas y tienen kilómetros de suelo natural, por lo que son complicadas para la circulación vehicular.

Luego de las lluvias recientes, la ruta 180 y la 40 quedaron intransitables tras la caída de sedimentos rocosos, causados por las intensas lluvias. Es por esto que durante la presentación del Plan de Ordenamiento Territorial de Malargüe se planteó la idea de reforzar la red vial del departamento conectándose hacia el oeste con Chile, al norte por Ruta 40 y hacia el sur con Vaca Muerta.

La Ruta 40 quedó cortada por la fuerte correntada que se generó. Violenta tormenta de agua y piedra sacudió el sur mendocino.Gentileza

Según Arturo Elissonde, asesor de la Municipalidad de Malargüe, es urgente terminar la Ruta 40 hacia Neuquén y en el eje este oeste comunicarse con el sur de la región de Bahía Blanca y los puertos chilenos.

Actualmente el tramo de unos 100 kilómetros de la Ruta 40 entre Bardas Blancas y Barrancas es de tierra y se encuentra en mal estado. Quienes utilizan ese camino llegan hasta Bardas Blancas en ruta pavimentada y desde allí hasta La Pasarela, y luego hasta el empalme de la Ruta Provincial 221, el tramo es de ripio. Los kilómetros finales hasta llegar al río Barrancas vuelven a ser de pavimento.

Cabe destacar que, en reiteradas ocasiones se habló de pavimentar esa traza y conseguir un nuevo camino directo desde el Sur mendocino hacia Neuquén, pero las obras nunca pudieron concretarse.

Fuente: Diario de San Rafael.