Las estafas están a la orden del día y dentro de los nuevos engaños que emplean los timadores para terminar haciéndose de dinero hay uno que fue ganando terreno últimamente.

Una mujer contacta al blanco por redes sociales y comienza a desarrollarse toda la estafa que culmina con una supuesta denuncia por acoso a una menor y la exigencia de un pago como compensación por daño psicológico, entre otras cosas.

El alerta de esta nueva estafa lo emitieron desde la fiscalía que está a cargo de Javier Giaroli en San Rafael.

El fiscal aseguró que la “nueva modalidad de estafa está en su apogeo en estos días ya que se han recibido varias denuncias similares no sólo en San Rafael sino también en otros puntos de la provincia”.

Desde la fiscalía pidieron a la comunidad estar atentos a este tipo de engaños y en caso de ser blanco de los estafadores seguir estos consejos: hacer la denuncia inmediatamente, no borrar ningún mensaje y acercarse a la comisaría o la fiscalía con el dispositivo donde están registradas las conversaciones para poder extraer la evidencia digital.

El diciembre del año pasado en Malargüe se suscitó una situación similar. Hubo varias denuncias por personas que se presentaban como empleados judiciales y directamente solicitaban dinero a cambio de dejar sin efecto supuestas imputaciones en procesos penales.

En ese momento la advertencia también partió del Ministerio Público Fiscal.

Como es la nueva estafa

El fiscal Javier Giaroli ofreció una breve reseña sobre la forma en que operan los estafadores empleando el nuevo ardid.

Según explicó Giaroli la víctima, generalmente un hombre, “recibirá en las redes sociales que utiliza una solicitud de amistad de quien aparenta ser una señorita. Luego pasará a mantener una conversación vía mensajería intentando obtener más información y en particular el teléfono de contacto (de la víctima) para continuar la conversación por WhatsApp”, detalló.

A partir de ese punto “probablemente la conversación girará a contenido sexual o erótico, si la víctima lo permite o no advierte que está siendo engañado”.

Si la persona entró en el juego, la estafa prosigue con el llamado de una persona que se presentará como fiscal de turno o empleado judicial.

Es más, hasta utilizará una fotografía de perfil de alguien de saco y corbata o el logo del Ministerio Público Fiscal.

El aparente funcionario judicial le dirá a la víctima “que lo han denunciado por acoso a una menor” entonces “le adjuntará las capturas de pantalla de la conversación que ha mantenido con quien creía la víctima que era una señorita y le exigirá dinero”, detalló Giaroli.

El pedido del pago será “por compensación por los daños psicológicos”, indicaron.

Entre los datos y pruebas que han recogido en la fiscalía, la verdadera, hay hasta una constancia de denuncia del sistema de denuncias online del Ministerio Público Fiscal que fue adulterada por los estafadores para hacer más creíble el engaño.