El invierno se hace sentir con su crudeza y se duplican los peligros de tratar de calentarse utilizando cualquier medio a disposición.

El fin de semana una familia tuvo que ser asistida en el hospital Schestakow por intoxicación de monóxido de carbono.

Según reconoció el dueño de casa, durante el día utilizaron el horno para mantener el ambiente caliente y por la noche encendieron una pantalla con gas. El problema surgió porque nunca ventilaron la casa.

Desde Defensa Civil de la comuna sanrafaelina recordaron que es imprescindible para evitar intoxicaciones con monóxido de Carbono asegurar la entrada de aire del exterior. Además recordaron que no es conveniente emplear la cocina o el horno para calefaccionarse.